Redes Sociales twitter instagram google+ youtube facebook
Inicio de Sesión
Recuperar Contraseña

Cómo Usar de Forma Adecuada tu Plancha a Vapor

“La plancha de vapor es un gran invento”

Mantener nuestras prendas en perfectas condiciones para que al lucirlas luzcamos de punta en blanco es muy importante ya que nuestra imagen refleja mucho sobre nosotros. Esto es muy fácil si tenemos la plancha ideal y la plancha de vapor es una de ella. Si ya tienes la tuya o estás pensando en tener una, hoy te hemos traído algunas recomendaciones muy útiles sobre su cuidado y buen uso para prolongar su vida útil.

 

  1. Primero de todo, debemos leer las instrucciones para el buen uso de la plancha.
  1. Debemos comprobar, si vamos a usar la plancha por primera vez, que no haya suciedad en la cámara de vapor para no manchar nuestras prendas.
  1. Debemos llenar el depósito donde se forma el vapor de agua del grifo mediante un recipiente, por ejemplo, que sea lo más limpia posible para que posteriormente una mínima suciedad en el agua no manche nuestra ropa y para que la plancha funcione correctamente. El agua debe ser templada o más o menos caliente para facilitar el proceso de calentamiento de la plancha de vapor.
  1. Después, enchufaremos la plancha a la corriente. La tensión que debe llegar a la alimentación debe ser entre 220V y 50 Hz. Normalmente esta tensión es la que proporcionan nuestros enchufes de casa, pero nunca está de más comprobarlo. En este momento, también, regularemos la temperatura de la plancha, es decir, a la que queremos que salga el vapor para planchar nuestras prendas. Esta temperatura se regula con la rueda que incorpora este electrodoméstico y marca las diferentes temperaturas posibles, dependiendo del tipo de ropa que vayamos a planchar.
  1. Ahora, siempre con cuidado de no quemarse, y cuando la plancha esté caliente ya podemos empezar a planchar nuestra ropa. Debemos esperar a que esté caliente para que haya sido posible la creación de vapor. Para hacer funcionar la plancha debemos pulsar el botón que se encuentra en la parte inferior, es decir, debajo del asa por donde cogemos la plancha, en casi todos los casos, y de este modo accionamos el electrodoméstico y hacemos que salga el vapor. Por el ruido que hace al desprender el vapor, sabremos que está funcionando correctamente. El vapor sirve para dejar un acabado en nuestra ropa mucho más perfecto, ya que gracias al calor que desprende el agua evaporada, las fibras de nuestra ropa se extienden mucho mejor y permanecen más tiempo estiradas.
  1. Antes de acabar, cuando hayamos terminado de planchar, desconectaremos el cable de manera suave de la corriente para que la plancha se enfríe y la podamos guardar.
  1. Finalmente, invertiremos la plancha y la sacudiremos de manera suave para vaciar el compartimiento de agua y dejar que se enfríe. Solamente la guardaremos una vez esté fría para evitar accidentes o que se estropee. Cuando la guardemos, siempre de manera vertical y con el regulador de vapor cerrado, no debemos hacerlo de manera que el cable de la alimentación quede enrollado a la plancha. El motivo es que si todavía está un poco caliente, esto sería un problema y podría estropearse.

 

Otro Tips de Uso

  • No debemos utilizar toma corrientes extensibles ni adaptadores.
  • Jamás debemos sumergir el electrodoméstico en agua ni líquidos.
  • Debemos evitar que el cable de la plancha esté cerca de superficies a altas temperaturas.
  • Jamás dejaremos que la plancha esté sin supervisión una vez esté conectada por si hay niños cerca y para evitar cualquier accidente.

¡Disfruta mucho más tiempo de tu plancha con nuestros consejos!

Lee también nuestro artículo “Tips para mantener tu hogar en orden”. Recuerda que en nuestras tiendas podrás encontrar la plancha ideal que se ajusta a tus necesidades para cuidar tus prendas. ¡Visítanos!

© 2008 General Import C.A, RIF J-00016059-7. Todos los derechos reservados. | Elaborado por: Tend Asesores C.A